Menu

Descripción

La atenta observación de la naturaleza que define este entorno singular dictó el modo y manera de abordar este proyecto. Situado en la cara norte de la isla, sobre los restos de un cráter volcánico,  en medio de un inmenso paisaje mineral enfriado por el horizonte marino. La arquitectura se plantea como una gran malla espacial a modo de enorme telaraña de hormigón que, colgada de las paredes del cráter, geometriza, cose y superpone su nuevo orden racional para precisamente tensionar el diálogo arquitectura-paisaje.

El contraste se constituyó en referencia compositiva, contraste entre lo tectónico y lo inmaterial, el lleno y el vacío, dentro y fuera, blanco y negro. Arquitectura abstracta, compuesta por una celosía estereotómica de cubos de hormigón de 6 x 6 m con nervios interiores formando casetones de 2 x 2 m que sustentan mediante la rigidez de sus nudos una losa de 12 cm de espesor. Dicha estructura apoyada en los múltiples extremos de su red, sobre un terreno cuyas coladas volcánicas hacen desconfiar de una cimentación tradicional, envía la rigidez de todos sus nudos a todo el canto de la estructura. La vivienda por tanto, está suspendida estructuralmente del techo, dejando que el suelo y paredes fluyan sin tener que actuar sobre la calidad tectónica de tan escultóricas superficies magnéticas.

La estructura blanca y su muro, límite entre la vivienda y el paisaje, condensa todas las tensiones que en él confluyen.

Este orden geométrico hace referencia a las balsas de agua de 6 x 6 m que construyen el paisaje insular y son la medida de definición del derecho a riego. Memoria y arquitectura, referencia a los cultivos en bancales de la  isla, utilizando la maestría y tradición local en la constitución de los muros pétreos.
La materia basáltica del lugar,  transformada en sillares, bolos, garbancillos, picón, etc. nos ofrecen espléndidas texturas y aparejos en muros, cerramientos, particiones, etc. Asimismo, empleados como áridos en hormigones,  ofrecen un material de una calidad tectónica excepcional. Naturaleza y artificio dialogan así desde sus extremos, encontrando en su coexistencia la fuerza de ambos, alojándose la dialéctica entre ese plano abstracto y continuo del techo y ese quebrarse fragmentario y naturalista de los suelos que se adaptan respetuosos al terreno.

El programa divide las zonas estanciales de la vivienda bajo el gran patio estructural alojado dentro del cráter y con el horizonte Atlántico como fondo. Los dormitorios se excavan en el extremo de la línea blanca y bajo el cuadro girado de muros de basalto, contraponiendo la gran presencia del paisaje diurno con la voluntad de recogerse en su interior durante la noche.

Esta tensión igualmente entre las partes del programa ayudan a entender nuevamente la intervención como una decidida voluntad de separar causas y efectos: texturas, sombras, cerramientos, recorridos, masas en una casa que más que encontrar su fuerza en un collage casual de naturaleza y abstracción,  interpreta la casa como aquel espacio en que la vida se tensa entre esos dos polos.

VIVIENDA EN EL HIERRO

  • TIPO RESIDENCIAL

  • Estado Construido

  • Localización El Hierro, Islas Canarias. España

  • Programa Vivienda Unifamiliar

  • Año 1996

  • Promotor Privado

Descripción

SHARE facebook, twitter